domingo, 10 de mayo de 2015

Crónica SOS 4.8 (2015)

No es el mes de julio, aunque lo parece. El calor se ha instalado tranquilamente en Murcia para acompañar a una de las grandes citas festivaleras del año. Estamos en el SOS 4.8. Han cuidado el cartel. Tienen público. Llegan de todas partes. Los alrededores del recinto pronto se rodean de jóvenes -y no tan jóvenes- con ganas de buena música y diversión. La burbuja sigue gozando de una estupenda salud. Actuaron muchos. A todos no los pudimos escuchar. Aun así, aquí van nuestros destacados:
Suena Indian summer. Abrimos la tarde con Luna. No solo por el nombre, sino por todo... este grupo no está hecho para el sol. A estas horas, parecen fuera de hábitat. Pese a todo, intentan acomodar al público en una atmósfera relajada, de quieta tranquilidad. De fondo, también, se escucha la voz de Xoel López. Concierto correcto. Mucho mejor, en comparación, con lo que venía luego: los molestos decibelios de Supersubmarina. Se mueven entre la burda copia y el pop más simplón. Están haciendo tiempo los chicos del festival para presentarnos a su primer cabeza de cartel. Un mito del pop como Morrissey. El nombre le supera. Le sobra ego. La payasada de cerrar los puestos de comida está de más. Soltar un panfleto (casi al completo) como World peace is none of your business también. Y olvidar gran parte de sus clásicos destroza parte de la magia que acompaña al artista mancuniano al tiempo que marchita la nostalgia smithiana. Se salvan Suedehead y Everyday is like a sunday. Muy poco en comparación con lo que esperábamos de él. Lo contrario sucede con The Vaccines. Sueltan un cañonazo tras otro. Las guitarras no paran. No tienen otro ritmo, pues su repertorio es así. Los británicos hacen gritar y saltar al público, aunque les pedíamos una marcha más que no pudieron darnos. Cumplieron en cualquier caso.
Ya es sábado. Y abres con Los Punsetes. Gusta la impasible y un poco retraída pose de la cantante. También gusta Arsenal de excusasMe gusta que me pegues o Tus amigos. Son un seguro en cuanto a diversión se refiere. De ahí saltas a la sorpresa, si es que acaso se les puede llamar así, de Temples. Psicodelia hipnótica. Te atrapa su voz, su aire sesentero y sus melodías. Estás en una burbuja. Conciertazo que enlaza con el concierto en mayúsculas de este SOS: Lori Meyers. Valor seguro los granadinos. Un ejército de fans reclaman lo que es suyo. Y ellos corresponden. Suena un hit tras otro. Se han comido a los Vaccines en cuanto a nivel de cañonazos lanzados: solo se echa de menos Ham'a'cuckoo, pero no se les puede pedir más. Una puesta en escena demoledora que te hace saltar, cantar, gritar y, al final, quedarte sin voz. Se despide el festival con un primera espada como The National. Le ponen voz a la melancolía. Es un respiro después del ajetreo de Noni. Suenan I need my girlTerrible love y tantas otras. Han puesto un final de altura a dos días casi casi perfectos. El SOS 4.8 2015 ha atraído a mucha gente y, difícil de conseguir, ha dejado satisfechos a la mayoría.


0 comentarios:

Publicar un comentario